Mis maestros: Ondiz, el Latex para torpes.

Siguiendo con la figuras que más me han marcado en este tiempo, hoy le toca el turno a Ondiz una doctora en Ingeniería Mecánica que se auto define como una “loca del software libre y revolucionaria en general”.

Loca no creo esté, pero si es cierto que las entradas de su Blog tiene una chispa especial, y su formación la hace escribir de una forma muy directa y clara, lo que, al menos par mi, la hace muy sencilla de leer a pesar de que sus entradas suelen ser como icebergs, y tienen mucho más oculto de lo que parece.

Con ella descubrí el mundo de Latex y empecé mi caminar por esos mundos del Pandoc, que aún me resultan como bosques celtas llenos de niebla, pero que espero aclarar poco a poco, entro otras cosas gracias a su proyecto estrella, su “Curso no convencional de Latex“, que para mi esta siendo un documento básico para acercame a este mundo de la publicación.

En fin me callo y os dejo que ella misma cuente su camino …

“Me pide Quijote que os cuente mis aventuras con las herramientas de publicación para su sección de maestros y como es un honor ser considerada una maestra ¡ahí voy! Tras años de usar primero Word y luego Writer, durante la tesis me encontré con mi adorado LaTeX.

Nuestros inicios no fueron muy buenos ya que mi primer contacto con él fue en un cdurso de doctorado de calidad lamentable. Pero me picó el gusano y ya nunca me podré librar.

¡Cómo no amar a un sistema para escribir que va a tu favor y no en tu contra!

Tirando del hilillo encontré Pandoc (tenía documentos de Word que me negaba a reescribir, soy vaga por naturaleza) y el paso siguiente fue Markdown, un lenguaje de marcado que me permite hacer (casi) lo mismo que LaTeX pero sin dejarme las manitas. Tanto texto plano me pedía un editor decente: Emacs. Y jugando con Emacs descubrí su modo org, que me maravilló.

Así, ahora mi proceso de trabajo para publicar implica escribir algo en el modo org de Emacs y exportarlo a PDF, usando LaTeX de por medio cuando me hace falta. Este proceso lo utilizo para hacer las presentaciones de clase, escribir artículos o listas de tareas o cualquier cosa que se me ocurra porque me hace ser super productiva y además no tengo que usar el ratón que es malo para mis pobres muñecas.

En fin, yo he encontrado mi camino para escribir y publicar y

os animo a que busquéis el vuestro.

Si me queréis emular yo escribí un simpático libro de LaTeX en mi año sabático así que ya tenéis por dónde empezar.

Luego está Quijote con sus cosas de Emacs, de lo que se aprende mucho. Pero sobre todo, si queréis aprender, tenéis que hurgar por ahí y jugar con las herramientas por vosotros mismos ya que nadie sabe como vosotros lo que necesitáis. ¡Ya me contaréis qué tal!”

2 pensamientos en “Mis maestros: Ondiz, el Latex para torpes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.