Una inyección de Efecto Zeigarnik.

Después de 4 meses, echaba de menos daros un poco la tabarra, o quizás simplemente es que estoy tan bajo de ánimos y desorientado que necesito sentarme a poner negro sobre blanco que quiero hacer con mi vida.

Así que, aquí estoy de nuevo, a ver si con lo que indica el tituló recomienzo.

El origen de esta entrada está en que este año he debido adelantar un poco la revisión veraniega, primero para reubicarme y segundo porque el comienzo de la nueva temporada será con una operación de espalda de la que veremos cómo me recupero.  Así que he comenzado mi revisión de todos los veranos por el tema que, no siendo mi padre, más me vueltas da en mi cabeza dando una lectura a mis planes del Blog para este año que os contaba aquí  y sólo veo una gran decepción :(.

Ciertamente estoy muy lejos de las 100 entradas que había planeado y veo claro que el Blog ha estado demasiado abandonado, así que he decidido, cómo anticipo a la revisión anual de 2018, aplicarme un chute de “Efecto Zeigarnik”  reiniciando con esta entrada para saludaros y tratar de recuperar un poco la normalidad y la ilusión, dejando patente mi enorme fracaso y volviendo el Blog a su imagen original, a ver si así vuelve también a su ritmo.

Sigue leyendo